Contenido

Ideario



Hace ya unos años, en los primeros pasos del siglo XXI y a punto de celebrar el cuarto centenario de la publicación de El Quijote, escribí este texto que ahora reproduzco como prólogo al libro “En un maar de Culturas” sobre Granátula de Calatrava y que resume mi forma de ver la vida: 


Quiero evocar el mundo de los sueños y de la locura idealista en contraposición de lo mundano y material y utilizar las palabras que D. Pascual Beño usó en el discurso de ingreso en el Instituto de Estudios Manchegos, y creer en la leyenda casi siempre tejida en el telar del sentimiento.


Quiero luchar desde la leyenda contra los encantadores que niegan y desfiguran las cosas hermosas, contra los que en nombre de la razón izan la bandera del realismo más despiadado; contra los resentidos; contra los envidiosos; contra los que confunden la crítica con la mala fe; contra los que no saben compadecer y admirar; contra los que no creen en más Dios que en su egoísmo; contra los que matan a inocentes ciudadanos; contra los que aprisionan y despedazan a los débiles; contra los que confunden la formación y la educación con la debilidad, el pacifismo con la cobardía, la comprensión con la imbecilidad, el amor con el erotismo; contra los que creen que el mundo fue hecho para ellos solos; contra los que tornan gigantes en molinos, los ejércitos en rebaños y el sublime ideal amoroso de una moza en algo indecente.


Quiero volver a la nobleza del corazón amante y a su libertad cautiva, y defender que el único medio de conservar su libertad, el hombre, es estar siempre dispuesto a morir por ella. Reclamar el ensueño vivo y permanente y que cuando nuestros sueños se han cumplido es cuando comprendemos la riqueza de nuestra imaginación y la pobreza de la realidad. Y fingir a un Quijote loco, ser burlón y crítico con una sociedad que declina, con una sociedad que defiende la muerte bajo necios pretextos y que mantiene guerras no declaradas y un tercer mundo para que exista el primero.

Deje una respuesta